El Asma y la EPOC son dos enfermedades graves, con alta incidencia y alta prevalencia.

Y ninguna de las dos tiene cura. Pero el método Buteyko tiene profundos efectos en la mejora de ambas. Especialmente en el asma, que llega a dejar a los pacientes sin síntomas en mas de un  90%. 

Un diferencia importante  es que mientras el Asma tiene lugar en mas jóvenes, o niños, la EPOC tiene indicencia en adultos mas mayores.

Ahora bien, el Asma y la EPOC están ambas en aumento, aumento estrepitoso. Seguir los links.

Y el método Buteyko puede resultar de gran ayuda para miles de personas, que quieran comprometerse con su salud.

Miles se han beneficiado en el mundo de su práctica .

Recuerdo que el metodo esta incluido en las Recomendación Clínicas de Asma en el Sistema de Salud  de Gran Bretaña, y fue considerado de Clase A eficacia demostrada, y después se redujo a Clase B, porque el método implica práctica constante por parte del paciente, en las recomendaciones de la GINA (Global Initiative for Asthma).

Aunque puedan parecer similares en algunos aspectos, hay diferencias.  En esta imagen se muestran algunas:

El metodo Buteyko fue creado para curar el Asma, y así se ha demostrado en varios estudios médicos, que se han realizado. Los resultados fueron mejor calidad de vida, reducción de la medicación y reducción del volumen respiratorio. 

Cualquier persona que sufre asma y que quiera realizar el método, que sea comprometida con los  ejercicios y que tenga constancia, conseguirá los mismos resultados.

Pero, ¿funciona lo mismo en la EPOC ?, y las respuesta es: Depende.

Depende de los daños irreversibles que la EPOC haya causado en el tejido pulmonar, ya que aquellas partes pulmonares dañadas, definitivamente no se van a poder restaurar y de eso depende el éxito de la aplicación de método en la EPOC. De ahí la importancia de hacerlo cuanto antes.

Sin embargo, muchos pacientes en el mundo se han beneficiado de la aplicación de método ya que han recuperado funcionalidad en las partes que estando lesionadas, no estaban dañadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *