Es el factor mas importante por muchas cosas, pero fundamentalmente por dos:

No se puede respirar por la nariz con la boca abierta y la salud de boca y dientes depende de que esté cerrada.

Como decíamos antes, si la boca permanece abierta durante el crecimiento, esto afectará a toda la salud, a la física y a la psíquica. 

El desarrollo de la cara es muy diferente entre los dos casos: si la boca esta cerrada, la mandíbula crece hacia adelante, lo correcto para que los dientes tengan espacio y para que la lengua tenga sitio dentro de la boca y no ocluida la vía aérea.

Si la boca esta abierta, la lengua se posiciona abajo, mal sitio porque la deglución es incorrecta, la lengua y el labio inferior pierden tono y la mandíbula crece hacia abajo,  el paladar se hace mas cóncavo de lo normal y deja muy poco espacio para todos los dientes y la lengua, creando así problemas respiratorios por la lengua demasiado grande para el tamaño de la boca.

En las imágenes se puede ver a este niño como a la edad de 10 años era un respirador nasal, cara cuadrada y proporcionada, boca cerrada. A la edad de 12 años le regalaron un hámster y el niño hizo una pequeña alergia que le produjo una rinitis crónica. Así pues, se volvió un respirador oral, y se puede ver los efectos en la cara: boca abierta, labio caído, y en el perfil se ve la mandíbula inferior retraída.

Esto, que en aspecto estético se pueda ver como común, no lo es, pero se ve mucho.

Se puede apreciar, en las imágenes de abajo,  que como la lengua no cabe en la boca, la vía aérea se cierra por la noche, haciendo de el un roncador crónico y llegando incluso a poder desarrollar apnea del sueño, con todos los problemas de salud que esto conlleva.

Aqui se puede obserbar bien la diferencia de la cavidad aérea entre una persona que respira por la nariz, nasal breather, y otra que respira por la boca, mouth bretaher. 

Las imágenes hablan por si solas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *